El Concejo Deliberante aprobó ayer en sesión especial la rendición de cuentas correspondiente al ejercicio 2018.

De esta manera se dio visto bueno a la ejecución de los recursos por parte del Departamento Ejecutivo y el propio Concejo durante el último año.

Desde el oficialismo destacaron el equilibrio financiero, los saldos de superávit y el cumplimiento de objetivos. 

En tanto que la oposición rechazó la aprobación y presentó un dictamen en minoría.